Vigo, Galicia
Galicia

El Servicio Gallego de Salud destaca las ventajas de realizar la formación MIR en Galicia

hospital
  • El personal residente en formación en Galicia cuenta con unas condiciones retributivas que oscilan entre los 36.000 euros de los MIR1, hasta los 51.000 euros del personal médico en formación R5
  • La Xunta ofrece contratos de 3 años de duración para los residentes que finalizan su formación en las especialidades de Medicina Familiar y Comunitaria y de Pediatría en atención primaria
  • El Sergas cuenta con un total de 23 medidas destinadas a las profesionales residentes embarazadas, con el objetivo de mejorar su bienestar en el ámbito laboral
  • El sistema sanitario público gallego cuenta con 950 tutores y tutoras, 3 institutos de investigación acreditados, además de infraestructuras sanitarias dotadas con equipación de alta tecnología

El Servicio Gallego de Salud invita al conjunto de los médicos internos residentes (MIR) a trabajar en los centros sanitarios públicos gallegos, destacando las ventajas y condiciones laboral que ofrece la Sanidad gallega. 

Así, a nivel retributivo el personal residente en formación en Galicia cuenta con unas condiciones que oscilan entre los 36.000 euros de los MIR 1, hasta los 51.000 euros que consigue el personal médico en formación R5 (incluye 4 guardias en días laborales y 1 guardia de fin de semana). 

En lo que alcanza a las jornadas comunes, se computan un total de 1.575 horas al año, remunerándose de manera adicional el trabajo realizado en los turnos del sábado por la mañana. Sobre este particular, hace falta destacar que las libranzas de las guardias estarán garantizadas -incluidas las de los sábado-.

En estos ratos, la Sanidad pública gallega tiene activas importantes políticas de empleo, destacando la oferta de contratos específicos para personal residente que termina su formación, y entre la que destacan la posibilidad de firmar un contrato que se extenderá durante 3 años, como ocurre en el caso de las especialidades de Medicina Familiar y Comunitaria o de Pediatría de Primaria, así como en otras especialidades de tipo hospitalario.

De acuerdo con la alta presencia de mujeres en el ámbito de la formación sanitaria especializada, el Sergas cuenta con medidas dirigidas a mejorar su bienestar. En este sentido, dispone de un compendio de 23 medidas destinadas a las mujeres embarazadas trabajadoras, que además no sufrirán ninguna perdida retributiva. Junto con lo anterior, el Servicio Gallego de Salud ponen su disposición guarderías en varios hospitales, así como plazas de aparcamiento específicas o condiciones especiales de adaptación, entre otras.

En esta misma línea, el Sergas cuenta con 18 permisos vinculados a la conciliación de la vida personal y familiar. En el Sergas cuidamos a nuestro personal y nos preocupamos por su bienestar.

Más de 950 tutores altamente cualificados

Además de las condiciones laborales que ofrece el Servicio Gallego de Salud, la Sanidad pública gallega cuenta con un excelente equipo de tutores y tutoras. Así, un total de 950 profesionales altamente cualificados y con una amplia experiencia acompañarán a los MIR en las diferentes especialidad clínicas.

A todo esto, se deben añadir las buenas infraestructuras sanitarias con las que cuenta Galicia, unos espacios de trabajo que fueron renovados recientemente, en su mayoría, y que están dotados con la más alta tecnología y equipación del ámbito sanitario.

Esta coyuntura facilita que el personal residente pueda completar su formación accediendo a equipos de última generación, además de estar en disposición de seleccionar su amplia oferta formativa, y que se hace extensiva al ámbito de la investigación, en el que nuestra comunidad cuenta con 3 institutos acreditados.

Además, las diferentes especialidades de Enfermería están muy desarrolladas en Galicia, tanto en el caso de la Enfermería familiar y comunitaria, como en el caso de la enfermería pediátrica. Así, el personal EIR que opte por formarse en nuestra comunidad dispondrá de ofertas de empleo específicas.

Deja una respuesta